La revolución del e-commerce: el comercio ha cambiado

e-commerce

Muchos ya saben que el e-commerce ha cambiado la forma de hacer negocios y de hacer transacciones. El objeto de este artículo es explicaros en qué ha revolucionado el e-commerce, cómo ha progresado, a qué niveles ha llegado y lo que le depara en el futuro. Seguro que te interesa este artículo porque, seguramente, descubrirás cosas que no sabías.

 

Fecha y lugar

En primer lugar, vamos a centrar todo el análisis en el escenario de 2016, concretamente en España. El motivo está claro: por un lado, he querido coger el ejercicio pasado como última referencia más actualizada; por otro, España es un país con preferencias muy parecidas a Latinoamérica, y en algunos países como México, con niveles adquisitivos similares.

 

Sectores

El e-commerce comprende multitud de sectores, algo muy complicado de abarcar íntegramente, debido a que tendríamos que remitirnos a especialistas. En este caso, he analizado el sector de la alimentación, moda, salud, electrónica y tecnología y el Marketplace.

Casi la mitad de empresas (48%) que operan en e-commerce de esos sectores, operan de forma nacional, siendo un 36% las que operan en otros países.

 

Facturar

Si hablamos de facturación, de todos los ingresos que han llegado a obtener estas empresas, encontramos un 35% que factura menos de 200.000€, un 22% que factura entre 200.000 y 1 millón de euros, un 7% que factura entre 1 ó 2 millones de euros, y, por último, un 37% que factura más de 2 millones de euros.

La pregunta es: ¿Qué sector o cuáles son los sectores que facturan más dinero? Pues los que más facturan son, evidentemente, empresas grandes, pero los que más facturaron el año pasado son los sectores de alimentación, hogar y alquiler de coches.

 

Influencia de internet

Aquí, comparamos la venta offline contra la online. El análisis verifica que, de todo lo que las empresas facturan, el 25% se realiza a través de internet. Además, yéndonos a años anteriores, comprobamos que ha crecido la venta online de forma considerable, pasando del 16% en 2015, al 18% en 2016, en aquellos comercios que sólo operan de forma online.

 

 Conclusiones

Como veis, la tendencia a comprar por internet sube cada año, provocando que las empresas operen de forma online para crecer. El e-commerce ha dado un golpe en la mesa y no parece que vaya a bajar, sino más bien lo contrario. El internet es el futuro.